POSICIONAMIENTO SOBRE LA ADMINISTRACIÓN DE PEÑA NIETO: MMA

 

HCE_06 Sesión Diputación permanente 23 marzo 2016

 

La rendición de cuentas, la evaluación del desempeño gubernamental, la medición de lo alcanzado y el contraste de lo prometido contra los logros obtenidos, representan un parte crucial en el trabajo de toda fuerza política; y más aún, dentro de un régimen democrático, en que debe de realizarse claramente como una obligación frente a la ciudadanía.

Por lo que a inicios de este el último trienio de la administración del titular del Ejecutivo Federal, es necesario hacer una breve pausa en el camino para evaluar, remodelar, y sobre todo rectificar las acciones. Es claro que más allá de las justificaciones que siempre sobran y de las excusas que nunca faltan, la realidad es que nuestro México padece hoy de las acciones de un gobierno sin rumbo, sin claridad acerca de cómo reaccionar frente a situaciones graves, sin un proyecto que permita avizorar que en el corto plazo habrá cambios positivos.

Empezando por las denominadas “Reformas Estructurales”, es importante señalar que de acuerdo al estudio de Perspectivas de la Alta Dirección 2015 de KPMG Cutting Through Complexity, en donde participaron 716 líderes empresariales del país, y se contempló que las reformas estructurales principales, no cumplieron las expectativas y por el contrario, alcanzaron un gran rechazo; al respecto, la reforma fiscal con un 94%, la reforma política con un 84%, la reforma laboral con un 73%, y la financiera con un 57%.

En el aspecto fundamental que representa la seguridad pública, rápidamente podemos evidenciar lo vació de los discursos que proclamaban reducir la violencia a la mitad, ya que muy por el contrario de eso, las cifras nos golpean con contundencia sobre la tragedia de la inseguridad. Puesto que podemos decir que en el comparativo con los primeros 30 meses de la administración de Peña, y de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, hay que dejar en claro por ejemplo, que el robo en carreteras sin violencia incrementó un 288%, el robo a bancos sin violencia un 203%, el secuestro 89%, el robo en carreteras con violencia 82.3%, y la extorsión en 48%. Además de que en la proporción de dicho periodo, encontramos 12 mil homicidios dolosos más que en la administración anterior, y 5 mil homicidios culposos.

Por si esto no fuera suficiente, el CIDAC (Centro de Investigación para el Desarrollo A.C.) ha reportado que el secuestro es el delito que más inseguridad causa a los mexicanos y de acuerdo con Risk Map, en 2013, nuestro país ocupó el segundo lugar a nivel mundial con el mayor número de secuestros.

En materia económica, en es claro que la pasada administración marchaba en la ruta correcta, llegando incluso a tener un crecimiento económico del Producto Interno Bruto de 5.1%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cuando con el Presidente Peña Nieto se tuvo un retroceso importante en 2013 en que caímos a 1.4% y el repunte al respecto no es nada halagador. Eso sin mencionar la devaluación que ha tenido la moneda, en cuanto a su tipo de cambio.

Pero sí recordando lastimosamente que los número de Coneval sobre la Evolución de la Pobreza en México, nos siguen recordando realidades tales como el que en 18 entidades del país la pobreza aumentó; en Morelos con 17.8%, en el Estado de México con 12.8%, en Veracruz con 11.9%, en Coahuila con 10.8%, en Michoacán con 10.7%, en Sinaloa con 10.6%, en Oaxaca con 9.4%, en Baja California Sur con 7.1%, en Guanajuato con 6.2%, en Hidalgo con 5.6%, en Chiapas y Tlaxcala con 4.7%, en Sonora con 3.7%, en Colima con 3.3%, en Puebla con 2.1%, en Tabasco con 1.8% , en Tamaulipas con 1.1% y en Campeche con 0.8%.

Finalmente en cuestión laboral, hay que decir que la creación de empleos no está a la altura de las exigencias de la población, ni mucho menos para aquellos que se están incorporando al mercado laboral, ya que la pérdida de empleos es muy superior a la creación de los mismos, aunado a que en comparación con 2012, los trabajos eventuales han disminuido en 30,000 puestos laborales.

Estamos llegando en resumen, a profundidades que nos hacen recordar las peores épocas de la nación, cuando el autoritarismo, la impunidad, el descaro y la incapacidad distinguieron a ese gobierno que hoy ha vuelto con un nuevo rostro pero que, a todas luces, sigue representando lo más ruin de un modo irresponsable, indecente y opaco de ejercer la autoridad. Por lo que algunos líderes de opinión se cuestionan la gobernabilidad democrática que se vive hoy por hoy en nuestro país.

Es  por todo esto, que el día de hoy el Partido Acción Nacional pone de manifiesto, que su compromiso histórico ha sido y es el de servir a la sociedad a través de la vigilancia y la demanda de los gobiernos, en aras de mejorar sus acciones y corregir sus retrocesos. Esperamos que por el bien del país, y el bien común, este gobierno re-direccione y corrija el rumbo hacia los resultados que sensatamente la ciudadanía puede demandar de su gobierno.

Leave a Reply

Your email address will not be published.