*La reforma, un viraje en la manera de combatir el delito, asegura.

La esencia del nuevo Sistema de Justicia Penal consiste en evitar la impunidad, proteger al inocente, reparar efectivamente los daños producidos por el delito, y respetar en todo momento los derechos humanos y el debido proceso legal, expresó el senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila.

Consideró que implementar este Sistema implica no sólo capacitar para un nuevo procedimiento, sino crear una nueva cultura o forma de conseguir la acción punitiva del Estado, dejando atrás al tradicional sistema inquisitivo, cuyas desventajas han sido ampliamente reconocidas en todos los países democráticos.

Al participar en el  Foro Sobre Justicia Penal, la Justicia que México necesita: mitos y realidades del nuevo sistema acusatorio, el coordinador de los senadores del PAN reconoció que la reforma en justicia penal de 2008 y que entró en vigor en junio de 2016 fue “un acto de gran responsabilidad histórica”, porque significó “un viraje en la manera de combatir el delito”.

En ese lapso, añadió, el saldo que arroja el nuevo Sistema acusatorio  nos indica que se debe trabajar para mejorar sensiblemente la prevención, la investigación y la sanción del delito, dentro del marco de una justicia pronta, proporcional, transparente, expedita, eficaz y respetuosa de los derechos humanos.

El presidente de la Junta de Coordinación Política llamó a no menospreciar la crítica que señala que el nuevo Sistema contiene debilidades que permiten que haya presuntos delincuentes que pueden evitar la privación de su libertad, vulnerando los derechos de las víctimas y poniendo en peligro a la comunidad.

El debate actual se explica por la profundidad de la reforma, y las dudas y el rechazo en algunas ocasiones son por mala fe o por ignorancia, agregó.

En este sentido, hizo notar que el reto es contar con un sistema penal moderno, en pro de la sociedad y del respeto de los derechos humanos, pero adicionalmente es necesario continuar con los esfuerzos para que los operadores del mismo lo implementen cada vez con mayor eficiencia.

Herrera Ávila indicó que el Poder Legislativo tiene ante sí la obligación de perfeccionar, unificar y homologar los instrumentos legislativos para que en materia de justicia nuestro país alcance  mejores y mayores estadios de convivencia y civilización.

Es obligado contar con un sistema penal moderno, dijo el líder parlamentario, al reiterar la necesidad de que los operadores del mismo lo implementen cada vez con mayor eficiencia.

En la mesa de análisis Herrera Ávila estuvo acompañado por el senador Miguel Barbosa Huerta, titular del IBD; el ministro Luis María Aguilar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; Gilberto Higuera Bernal. subprocurador de Control Regional Procedimientos Penales y Amparo de la PGR y por Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.