*Informes oficiales revelan cinco años de pérdidas y retrocesos.

 

*Aumenta número de trabajadores con ingresos inferiores al costo de la canasta básica.

El revuelo provocado por el destape del candidato presidencial del PRI ocultó informes oficiales que hacen añicos la propaganda gubernamental sobre empleo y combate a la pobreza, reveló el senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila.

Con los informes en la mano, agregó el coordinador de los senadores panistas, “podemos afirmar de manera contundente que los cinco años del gobierno priista son cinco años perdidos, cinco años de retrocesos”.

Refirió que de acuerdo al Inegi, a noviembre pasado la población ocupada que no tuvo acceso a las instituciones de salud ascendió a 32.6 millones, esto es el 62.2 por ciento, mientras que otros 12.3 millones sobreviven con 25 pesos al día.

Por otro lado, el Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza del Coneval señala que de noviembre de 2016 a noviembre de 2017 el porcentaje de población con ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria aumentó de 40 a 41.8 por ciento.

Esto significó, dijo, que casi 42 de cada 100 personas percibieron ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo que no alcanzaron para comprar la canasta alimentaria completa, porque el índice de pobreza laboral mostró un repunte de 4.6 por ciento, como no se observaba desde 2015.

Herrera Ávila sostuvo que luego de cinco años de gobierno el PRI ha convertido a México en un país de pobres, marcado por la precariedad salarial y la profunda desigualdad social.

Hay una dramática ampliación de la brecha entre los pocos que tienen mucho y el 41.8 por ciento de los mexicanos que tienen tan poco que ya no pueden comprar la canasta alimentaria, precisó.

En un breve balance con motivo del inicio del último año del sexenio, Herrera Ávila explicó que, según informes oficiales, de los tres millones de empleos que el gobierno publicita, el 60 por ciento se concentra en la economía informal y son de baja productividad.

Con este tipo de estrategias –apuntó– el gobierno fomenta  un sector laboral donde las condiciones son precarias y el trabajador no tiene acceso a servicios de salud y a otras prestaciones, ni posibilidad de pensiones ni jubilaciones, lo cual  incrementa la desigualdad social.

A juicio del legislador panista las cifras del Inegi y el diagnóstico demoledor del Coneval son apenas dos botones que muestran el fracaso de la política social y no dejan lugar a dudas de que el PRI-gobierno de manera irresponsable y temeraria fabrica pobreza para mantenerse en el poder.

Se empecinan en ocultar la realidad y desoyen a siete de cada diez mexicanos que consideran que el país va de mal en peor y al 79 por ciento que estima que el Ejecutivo no tiene control de la situación, al tiempo que su partido se encuentra en el tercer sitio en intención del voto, expuso.

Advirtió que de persistir un crecimiento económico no mayor al 2 por ciento  y una tasa inflacionaria superior al 6 por ciento, como hasta ahora, los salarios de hambre, la pobreza  y la desigualdad crecerán aún más, como mayor será el número de mexicanos que enfrenten el día a día cada vez con menos dinero en sus bolsillos.