· Ocupado en temas electorales, gobierno descuidada la seguridad

· Primer lugar en impunidad en América Latina y cuarto en el mundo 

Acción Nacional expresó su preocupación por el aumento de la violencia y la impunidad, las cuales se han convertido en un asunto de alarma nacional, afirmó el senador aguascalentense Fernando Herrera Ávila.

Sin lugar a dudas, la política de seguridad ha fallado y México es un auténtico polvorín en diversos estados, como lo demuestra el primer asesinato político del año, acontecido ayer en Guerrero, aseguró el coordinador de la bancada panista.

Explicó que según datos oficiales, 2017 es ya el año más violento en los últimos 20 años, lo cual comprueba  que el país se le esté escurriendo entre las manos al gobierno federal priista, que fue incapaz de articular una política de seguridad.

Es lamentable, apuntó, que el gobierno esté pasmado ante la auténtica necesidad colectiva y esta desgracia nacional, que acumula  94 mil 183 asesinatos a la fecha, ha exhibido, como en otros rubros, la poca capacidad para dar resultados a los mexicanos.

Para Herrera Ávila el gobierno más interesado en el  proceso electoral de 2018 que en atender las necesidades de los mexicanos, mientras la percepción de inseguridad pública a nivel nacional continúa rompiendo récords al llegar al 76 por ciento en septiembre, que es el nivel más alto del sexenio.

En vez de actuar para combatir el delito de manera integral, reacciona a la defensiva pretendiendo repartir culpas a gobiernos estatales, desoyendo informes confiables que colocan a México en el primer lugar de impunidad en América Latina y cuarto a nivel mundial, agregó.

El PRI-gobierno, dijo, se ha manejado en un mar de impunidad, donde la omisión ha sido su principal política pública, a pesar de que se le ha dado todo lo que solicitó para cumplir su responsabilidad de enfrentar los elevados índices delictivos.

En opinión del líder parlamentario se avecina un cierre de sexenio muy peligroso, con una administración cuya actuación ha sido decepcionante y en cinco años no ha sido capaz de articular una estrategia eficiente para atajar la criminalidad.

En lo que resta del sexenio no se ve cómo este gobierno pueda frenar los niveles sin precedente que ha alcanzado la violencia y la inseguridad; mucho menos su candidato, que representa más de esto mismo, expuso Herrera Ávila.