APOYA ACCIÓN NACIONAL NOMBRAMIENTO DE NUEVO TITULAR DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA

 

  • Los cambios en el rubro de la seguridad son benéficos para los aguascalentenses.
  • Porfirio Javier Sánchez Mendoza tiene el perfil para ocupar el cargo que le fue asignado y la capacidad para brindar la seguridad que la ciudadanía merece, aseguró Paulo Martínez López.

   Tras el nombramiento de Porfirio Javier Sánchez Mendoza, como el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Paulo Martínez López, apoyó la decisión tomada por el gobernador del Estado, Martín Orozco Sandoval.

   “Sin duda alguna este nuevo nombramiento es de suma importancia para Aguascalientes y tenemos la certeza de que Aguascalientes seguirá siendo un Estado seguro”, aseveró.

   Martínez López se dijo confiado que el nuevo secretario está ciento por ciento comprometido con el proyecto de Aguascalientes y que todo cambio es para beneficio de los ciudadanos.

   “No es un cheque en blanco lo que se le acaba de entregar a Porfirio, es una confianza a su capacidad que va a dar buenos resultados para Aguascalientes en todos los sentidos y así mantener la estabilidad y seguridad en el Estado”, refirió.

   El dirigente panista dijo que Acción Nacional tiene como objetivo construir en beneficio de la gente de Aguascalientes y es lo que se está haciendo, por lo que el secretario tiene un gran trabajo por delante y que está seguro que lo hará de una manera adecuada porque tiene el mismo proyecto: que las familias de Aguascalientes vivan tranquilas.

   El presidente del CDE reafirmó que el compromiso de Acción Nacional es con los ciudadanos y ese será siempre su principal sello distintivo.

      El nuevo secretario de Seguridad Pública del Estado perteneció a las fuerzas de la Policía Federal y formó parte de la Unidad de Inteligencia de la Agencia Federal de Investigación (AFI), se desempeñó como coordinador de Investigación Técnica y Operativa y fungió como parte de las fuerzas federales de la Policía Federal en Puerto Escondido, Oaxaca.