Respalda CROM la determinación de Gobierno del Estado para poner orden en el transporte urbano.

  

El dirigente de la CROM, Jesús Enrique Ramírez Pérez, manifestó su respaldo al mandatario estatal, Martín Orozco Sandoval para meter al orden a los concesionarios del transporte urbano, y se pronunció por una salida inmediata al problema, ya que los principales afectados en el conflicto, son los usuarios.

Exigió a ATUSA flexibilizar su postura y dejar de ocasionar daños a la población usuaria del servicio, ya que las afectaciones que ocasionan con los paros de camiones, afecta a la economía de las familias trabajadoras.

Respecto del anuncio hecho por el Gobierno del Estado para someter al orden a los concesionarios, las sanciones, suspensiones y la eventual revocación de títulos de concesión, son figuras legales creadas justamente para poder regular eficientemente el servicio del transporte urbano.

“Pedimos que dentro de la legalidad, pero con todo el peso de la ley, que los concesionarios que estén dañando la economía de los usuarios, sean sancionados de manera inmediata”, dijo el líder sindical.

Los daños que ocasionan los urbaneros son a toda la población y en el caso de los obreros, son los más afectados ya que el llegar tarde al trabajo o no llegar, les implica reducción de sus ingresos “y no se vale anteponer los intereses de unos cuantos al de la mayoría de la población”.

En ese sentido pidió al Gobierno del Estado velar en todo momento por los intereses de los usuarios, que cuiden mucho el tema de la tarifa, que no se incremente de manera desproporcionada y que se mejore el servicio que actualmente prestan, porque dadas las deficiencias, en realidad no vale lo que cobran y mucho menos, no vale lo que pretenden cobrar”, dijo el líder obrero.

Señaló que desde la tarde de ayer, trabajadores afiliados a la central obrera se comunicaron al sindicato para denunciar que no había servicio. Muchos de ellos no pudieron acudir al tercer turno, y otros se quedaron sin servicio para regresas a sus casas.

“No se vale que, encima de que es un pésimo servicio el que prestan, todavía se pongan a generar daños a la población, tomándola de rehén para conseguir sus objetivos de incrementar tarifas”.

Finalmente pidió que pronto se llegue a una solución y que se deje de obstruir el desarrollo de Aguascalientes, sin un transporte digno.

Ni siquiera se hacen cargo de mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores.

En el mismo tenor, Ramírez Pérez subrayó que cada que ATUSA pide aumentos, siempre dice que van a mejorar las condiciones de sus trabajadores, cosa que nunca sucede, por lo que la autoridad laboral deberá revisar también este tema, porque no se vale que los concesionarios sean los que ganen siempre a costa de explotar a sus trabajadores y de bolear el bolsillo de los usuarios, dijo.