Suman 800 firmas al movimiento de trabajadores de NISSAN que buscan a la CROM

  • El listado de los firmantes incluye nombres, apellidos y firmas de los colaboradores de la Planta Nissan y Jatco.
  • Jesús Enrique Ramírez Pérez, Secretario General de la CROM en Aguascalientes, expresa su voto de confianza y el de sus afiliados al presidente Andrés Manuel López Obrador, le pide que no se olvide de la clase trabajadora.

A 20 días de iniciado el movimiento de trabajadores de la industria automotriz, suman 800 personas que firman un documento de petición dirigido a Jesús Enrique Ramírez Pérez, Secretario General de la Confederación Regional Obrera Mexicana. El listado incluye nombres, apellidos y firmas de los colaboradores de la Planta Nissan y Jatco que quieren ser representados por la CROM.

Este movimiento inició con un grupo de 100 trabajadores que convocaron a una primer reunión en noviembre a la que acudieron 150 aproximadamente.

y ha ido sumando simpatizantes. En su primer reunión en el mes de noviembre acudieron 150 aproximadamente, en la segunda convocatoria en la Plaza Principal el pasado 1 de diciembre sumaron 463, y tan solo el día de ayer domingo, este número alcanzó los 800 trabajadores que han dado ya se sumaron y dieron su  consentimiento para que la CROM los respalde en su búsqueda por mejorar sus condiciones laborales.

Por su parte, Jesús Ramírez Pérez, Secretario General de la CROM en Aguascalientes, destacó que Nosotros estamos haciendo las cosas bien. No hemos quebrantado ningún pacto; representamos al nuevo sindicalismo en donde el apego a la legalidad es una premisa fundamental, por ello, quiero decirles a los trabajadores que deseen sumarse a este movimiento, que lo hagan y que entre más trabajadores sean, menos serán las posibilidades de que la empresa los reprima.

Entre otros temas, Jesús Enrique Ramírez Pérez, Secretario General de la de la CROM estatal, expresó su voto de confianza y el de sus afiliados, al presidente Andrés Manuel López Obrador y solo le pidió que no se olvide de la clase trabajadora, que en sus hombros han llevado la pesada loza de un sistema que castigó siempre el ingreso de los trabajadores.

Al expresar su opinión respecto del inicio del actual sexenio, Ramírez Pérez apuntó que los trabajadores coinciden con el diagnóstico que expresó durante la ceremonia de toma de protesta, en donde dijo que en los últimos 30 años, los salarios han perdido en al menos 70% su poder de compra.

Hace 30 años, los trabajadores de entonces compraban 70% más productos que lo que compran ahora, en ese sentido pidió brindar un fuerte impulso a la actividad empresarial, estímulos para quienes arriesgan su capital y generan empleos, para que éstos, a su vez puedan pagar mejores salarios.

“Esperamos que no caiga en la tentación de tratar de manipular el salario con decretos; esperamos que en lugar de establecer decretos, se fijen claramente las reglas para incrementar las remuneraciones de los trabajadores con base a estímulos fiscales y a la verdadera capacidad de las empresas en mejorar los salarios, de lo contrario, estaríamos frente al riesgo de detonar la inflación y esa si la pagamos todos y más, quien menos tiene”, apuntó el líder obrero, quien aplaudió el compromiso que los aumentos al salario no serán inferiores a la inflación.

Destacó además la creación de la franja económica norte del país, en la que regirán otras condiciones fiscales y económicas.

Tenemos que aceptar que en realidad, la economía de las fronteras entre los países, siempre representan retos importantes. De entrada vemos con buenos ojos que en esa zona del país se vaya a pagar menos impuestos y de duplique el salario mínimo; se bajen los precios de los combustibles, pero “siempre que ello redunde en beneficios económicos para los trabajadores que no estamos en la frontera”.

Tendrá que formular acciones de compensación para empresas que no están ubicadas en aquella región del país, incluso, no desincentivar a los capitales para que sigan invirtiendo en la zona centro del país, ya que al norte habrá condiciones económicas diferenciadas, y al sur, los dos proyectos de ferrocarriles, serán detonantes importantes de la economía, por lo que al centro del país deberá pensarse en un programa de estímulos también.

Finalmente dijo que las becas del primer empleo para personas que no estudian ni trabajan, servirá de forma importante para impulsar una parte de la economía, ya que serán consumidores con poder de compra al tiempo en que adquirirán experiencia, solo cuestionó los detalles de este programa, para saber, por ejemplo, cuántos meses o años podría un mexicano ser beneficiario de este programa en particular.