creel_03

 

  • No relaciono el éxito de unos lazos familiares y del tejido social a los tiempos sino a las prácticas y a las costumbres
  • Si no se conoce  con un poco diálogo de profundidad a los hijos, al final nadie sabe  lo que se están formando en otros lados

 

El Senador por Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, señaló que en la dinámica actual de la población, donde pareciera que los antivalores estuvieran por encima del bienestar y la felicidad de las personas, es necesario que las familias, el gobierno, las organizaciones religiosas y los medios de comunicación, colaboren entre sí para impedir la descomposición del tejido social y a su vez promuevan las condiciones para que cada mexicano cumpla un proyecto de vida de manera exitosa.

Entrevistado luego de participar en la rueda de prensa donde el líder del Partido Acción Nacional, Santiago Creel Miranda, expresara su respaldo a las candidaturas de Gerardo Salas, Arlett Muñoz y Jorge López a las diputaciones federales por los tres distritos,  Martín Orozco admitió que la misión en la formación de cada ser es en la familia, pero precisó que también tienen su responsabilidad para la educación de valores el gobierno, las instituciones relacionadas con la espiritualidad e incluso los medios de comunicación.

Destacó que los niños ocupan gran parte de su tiempo en la escuela.  Es en este espacio, es donde también debe recibir buenos ejemplos de sus maestros como son los del respeto, el agradecimiento y la generosidad.

“Se  falla cuando el estado no forma maestros que vayan vinculados con una preparación ética, de valores, que sean congruentes en  dar un buen ejemplo”.

Indicó que es necesario que cada una de las partes asuma su responsabilidad a fin de proteger a la familia y contribuir a la integración de personas de bien a la sociedad.

Desmitificó la creencia que la madre de familia sólo recurre a ocuparse en una actividad remunerativa por las necesidades en el hogar.  Dijo que también merece realizarse profesionalmente y que en la formación de los menores debe intervenir la pareja e incluso toda la familia.

El asunto es dedicarles el tiempo posible con calidad, en el que impere el diálogo y la comprensión. “Yo no relaciono el éxito de unos lazos familiares y del tejido social a los tiempos sino a las prácticas, a las costumbres, al consumismo, a los aparatos”.

Es por ello que, recomendó que durante la convivencia en familia se dejen de lado dispositivos móviles, computadoras o videojuegos  y se genere un espacio para saber más sobre las necesidades y aspiraciones de los hijos.

“Si no vas conociendo con un poco de diálogo de profundidad a tus hijos, al final no sabes lo que se están formando en otros lados”.

A pregunta expresa sobre la conveniencia de reducir la edad penal a 15 años,  estimó como impráctica para detener la delincuencia juvenil.

“El tema no es de edad sino de educación desde los padres e insisto desde el gobierno también”.

Orozco Sandoval mencionó que la cultura debe volver a los planes académicos del nivel básico, por ser elemental para una formación integral.

“Hay que reflexionar si la política social que sigue un gobierno está siendo coparticipe con las familias que tienen la principal obligación”, finalizó.