MOS_07072015

 

  • Aún es tiempo de prevenir una crisis financiera interna similar a la de hace tres décadas
  • Paquete Económico 2016 deberá evitar contraer más endeudamientos, reducir el gasto a la burocracia  y ofrecer más respaldo  a los inversionistas

 

El Senador Martín Orozco Sandoval, llamó al establecimiento de un pacto político que sume la voluntad y la propuesta de los poderes Ejecutivo y Legislativo Federal, y considere la necesidad de la base productiva de la nación, para juntos hacer frente a los retos que marca el buen desempeño de la economía.

En entrevista indicó que se trata de alcanzar un acuerdo inmediato, sobre todo ante la vulnerabilidad financiera de México, que podría derivar en una crisis similar a la vivida en los años ochentas e inicio de los noventas.

Especificó que la crisis financiera tendría su origen de forma interna,  considerando los recortes experimentados en el gasto público, la reducción del circulante, una menor actividad económica, el repunte de la inflación y la caída del peso.

Sin embargo, estimó que  aún se puede prevenir su impacto con las decisiones que se asuman en la revisión del Paquete Económico 2016.

Calificó así fundamental el análisis y la aprobación que se haga del presupuesto a ejercer el próximo año, en el que insistió sobre la reducción del gasto a la burocracia y la democracia y la adecuación de la reforma fiscal a la realidad del país.

“Requerimos inicialmente de la voluntad del Presidente de México para que las cosas cambien y que se pronuncie por un presupuesto austero, equilibrado y eficiente”, señaló.

Expresó su preocupación por los crecientes indicadores negativos que inciden en la economía, como son los escandalosos niveles de corrupción en las áreas gubernamentales, el crecimiento constante de la deuda y la debilidad de la moneda.

Explicó que se deben considerar cinco puntos prioritarios para mejorar la perspectiva de la economía mexicana y que consisten que el Gobierno de la República no contraiga más deuda el próximo año,  optimizar el gasto público, terminar con la corrupción que al país le cuesta alrededor de 100 mil millones de dólares al año, un manejo responsable de la política macroeconómica y volver a una Reforma Fiscal que facilite al empresario su crecimiento.

Por ello, insistió “se necesita un gran acuerdo político en  el Congreso de la Unión  para avanzar. Tiene que haber la voluntad del Presidente de México para que las cosas cambien. Necesitamos un presupuesto equilibrado con una reforma en materia de  impuestos a fin de ser más certeros”.

Consideró que los resultados a dos años de las reformas indican que la medida que deben asumir para el buen desempeño económico va más encaminado al Impuesto al Valor Agregado, dado que las medidas asumidas en el tema del Impuesto Sobre la Renta sólo han lastimado a las empresas y detenido el crecimiento.

“Tengo la esperanza de ese gran acuerdo  en el Congreso de la Unión: en la Cámara de Senadores porque ahí va la ley de ingresos y en la Cámara de Diputados va el presupuesto de egresos”, concluyó.