VPA_MC_08092015

 

  • Necesario erradicar el “moche” que se da en la relación del legislador con autoridades de otros órdenes de gobierno

 

El gasto público federal programado para el siguiente año deberá apartarse de los privilegios para unos cuantos y eliminar toda práctica de corrupción, entre ellas los llamados “moches”, que histórica y  sigilosamente se da entre el representante popular y la autoridad estatal y municipal para solventar alguna obra o programa gubernamental.

 

Así lo estableció en rueda de prensa, el dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, Vicente Pérez Almanza, al rechazar cualquier ajuste a la baja de los recursos que sean para  los programas que inciden directamente en el desarrollo como son  la actividad económica, el bienestar social, la seguridad pública y la salud.

 

Por el contrario, dijo que el Gobierno Federal como cualquier administración pública, deberá predicar con el ejemplo de la austeridad, la disciplina financiera, la honestidad y transparencia en el manejo de los recursos.

 

Recordó que este año la Federación maneja un presupuesto que alcanza los 4 billones 700 mil millones de pesos, y si bien se propone reducir en el año 2016, aún es cuantioso como para no atender las necesidades de los mexicanos.

 

Indicó por ello, que los legisladores federales en el Congreso de la Unión deberán mostrar un compromiso permanente con el pueblo y no ser comparsa de los intereses individuales o de partidos políticos. Al mismo tiempo, deberán definir el escenario que requiere el país frente a las complicaciones financieras.

 

Refirió que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anticipó el recorte de 135 mil millones de pesos para diferentes rubros entre ellos, los que podrán detener el crecimiento de México.

 

Pérez Almanza demandó no afectar tampoco el área educativa, particularmente la del nivel superior.  Señaló que es necesario terminar con los excesivos gastos que hay en la Cámara de Diputados, que tan solo este año maneja más de 7 mil millones de pesos; y el Instituto Nacional Electoral (INE), que ya previó  ejercer 16 mil millones de pesos en el 2016.

 

Además, externó su preocupación por el sobreendeudamiento en que ha incurrido el Gobierno Federal, superando actualmente el 38 por ciento del Producto Interno Bruto, con un saldo de 7.5 billones de pesos, mismo que no se ha reflejado en la inversión o infraestructura.

 

El líder de Movimiento Ciudadano destacó al mismo tiempo la importancia de acabar con el “moche”,  vigente en la relación del diputado con las autoridades de otros gobiernos.

 

Expuso que se trata de una práctica ilegal, cínica y de falta de probidad que ofende a la sociedad y sólo ahonda el deterioro de las finanzas públicas.

 

Lo anterior, luego de que la Federación dejara inalterable de los recortes el Programa U058, correspondiente al Fondo de Pavimentación y Desarrollo Municipal, y el cual dispuso en este año de 10 mil 900 millones de pesos.

 

Es ahí, donde ha trascendido que los diputados negocian con alcaldes el soporte financiero de determinada obra a cambio de una comisión, que por lo general es de al menos el 100 por ciento.

 

Por ello, insistió que los legisladores “no deberán ser comparsa de la deshonestidad ni ser parte del cáncer que representa para la administración pública toda práctica desleal y de corrupción”.