VPA BOLETÍN DE PRENSA

 

  • Movimiento Ciudadano estará exigiendo a los gobiernos responder a sus obligaciones con la población, con una labor apegada a la legalidad y transparencia: Vicente Pérez Almanza
  • La Presidencia Municipal realiza en promedio 25 cortes de agua potable al día, contra quienes se retrasan en el pago del recibo

 

 

La población del municipio de Calvillo enfrenta la desatención a los problemas de inseguridad así como  la insensibilidad de la autoridad, que omite la disposición legal de no suspender el servicio del agua potable ante el retraso en el pago, por ser un derecho constitucional y de vida.

 

Inés Guadalupe Rodríguez,  representante en ese municipio de  Movimiento Ciudadano, explicó al dirigente estatal, Vicente Pérez Almanza, sobre la situación que prevalece en el lugar y sobre la cual,  se requiere unir las voces para exigir a los gobiernos el cumplimiento de sus obligaciones.

 

En ese sentido, Pérez Almanza puntualizó que indistintamente los habitantes de municipios de Aguascalientes deben acceder a servicios públicos de calidad y oportunos.  “Históricamente han padecido las consecuencias de la indiferencia de sus autoridades, provocando que sólo se profundicen los niveles de pobreza y marginación de sus familias, al no disponer de oportunidades de desarrollo”, agregó.

 

Indicó así, que el papel de Movimiento Ciudadano será el de demandar a los gobiernos responder a sus compromisos con la población, ejerciendo una labor apegada a la legalidad, a la transparencia y sobre todo con resultados efectivos.

 

Inés Guadalupe Rodríguez especificó que, en cuanto a la situación del agua potable, la Presidencia Municipal aplica en promedio diario 25 cortes del servicio a quienes no logran pagar puntualmente con el recibo.

 

Explicó que esa práctica se da con mayor frecuencia en colonias donde se tienen mayores condiciones de pobreza como son la Liberal, López Mateos y Cerrito Alto.

 

Además, denunció que se ha vuelto complicado localizar al alcalde Javier Luévano para tratar sobre los crecientes problemas de inseguridad, debido a que ya no habita en Calvillo. Se conoció que ya cambió su lugar de residencia luego de haber sido víctima de robo  en tres ocasiones.

 

“Los calvillenses necesitamos que vean por nosotros, que se enteren de nuestra situación y atiendan nuestras necesidades, porque definitivamente nos sentimos desprotegidos”, concluyó.