mos_21092015

 

  • El objetivo es darle un poco más a las empresas para que crezcan, generen más empleo y reactiven la economía
  • Paquete Económico 2016 no considera una  reforma fiscal de fondo.  Tampoco se basó en  el presupuesto de egresos base cero y sí contempla el crecimiento de deuda.

 

El Senador por Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, se pronunció por un gasto federal realista, austero y eficiente, que considere el cada vez más complicado entorno económico de México y atienda las necesidades de la sociedad, particularmente el relacionado con el mejoramiento del poder adquisitivo en los hogares.

En rueda de prensa,  y a punto de reanudarse los trabajos legislativos donde el objetivo central es el análisis y posible aprobación del Paquete Económico de la Federación para el siguiente año, advirtió que defenderá no se reduzca el presupuesto a los programas sociales y a la inversión pública.  Por el contrario, será una exigencia que se recorte el gasto corriente y aquellos programas que en este momento no representan ser prioritarios.

Consideró que las siete iniciativas que él ha presentado ante la Cámara Alta del Congreso de la Unión para dar un impulso a la economía nacional, se constituyen en la oportunidad para hacer frente al mal desempeño de las finanzas y lograr  los  cambios que se necesitan para la productividad y la competitividad industrial.

Destacó que organismos empresariales han aceptado con agrado esas propuestas que tienen que ver con temas como las deducciones a la inversión y diversos estímulos a los proyectos y actividades de los emprendedores.

Además, de favorecer los ingresos de los trabajadores con bonos que serían recompensados por ley a quienes los otorguen.  También a quienes faciliten su estudio a futuros profesionistas al tiempo que consiguen experiencia laboral.

Otra consideración es la liberación en el precio de las gasolinas a partir del próximo año.

“Nuestra postura es darle un poco más a las empresas para que crezcan, generen más empleo y reactiven la economía”, añadió.

El Senador Martín Orozco consideró que las iniciativas de ley que ha presentado, se significan por ser una alternativa para revertir los efectos de las actuales condiciones del país, donde las reformas no están generando una economía que se refleje en el bolsillo de los trabajadores, mucho menos con un mejor salario.

Lamentó que de inicio no se haya considerado una  reforma fiscal de fondo.  Que solo quedara en la suposición el presupuesto de egresos base cero y se prevea el crecimiento de deuda.

Manifestó además su preocupación debido al cada vez más incierto crecimiento económico de la nación, en el que para este año se prevé cierre con un 2.2 por ciento y  para el 2016 oscile entre el 2.6 y 3.6 por ciento.

También de que se esté actuando con una mayor fiscalización y recaudación, previendo de antemano un crecimiento del 22 por ciento para el siguiente año con ingresos de 2.4 billones de pesos, lo cual a su vez se traduce en que no se tiene la intención por una nueva reforma fiscal.

Así, mencionó que con el Impuesto Sobre la Renta (ISR) se espera un crecimiento en las captaciones del  18 por ciento, mientras que en el llamado Impuesto Especial Sobre Producción de Servicios  (IEPS), observaría un incremento del 637 por ciento, debido a las gasolinas.

Martín Orozco no dudó que la depreciación del peso frente al dólar pueda alcanzar los 18 pesos, cuando se proyecta en el Paquete Económico 2016 en 15.90 pesos.

Consideró como alarmante el nivel de la deuda pública, que en los tres años de administración de Enrique Peña Nieto llega a los dos billones de pesos.

Cuestionó también la falta de responsabilidad de las entidades públicas para participar en un gasto austero. Por ejemplo, el Instituto Nacional Electoral (INE), contempla más recursos para su operación aún y cuando no se cuentan con procesos electorales nacionales en el 2016.

El Congreso de la Unión  crece en recursos de 13 mil 398 millones de pesos a 14 mil millones de pesos, concluyó.