FOTO BOLETÍN

 

Vicente Pérez Almanza, dirigente estatal de Movimiento Ciudadano, consideró necesario reorientar el gasto público federal previsto para el 2016, para dar atención especial a los municipios que enfrentan las mayores condiciones de marginación y rezago.

 

En rueda de prensa, cuestionó el que se esté privilegiando el dispendio, los lujos y el gasto corriente, afectando con el recorte de recursos los programas de desarrollo social, de educación y salud.

 

Indicó que los municipios de Aguascalientes como de todo el país, requieren un mayor apoyo para lograr que sus habitantes dispongan de una vida digna y de oportunidades de desarrollo.

 

Al mismo tiempo, advirtió que el ajuste financiero que prevé aplicarse a esos gobiernos, sólo podrá derivar en una quiebra técnica ante la deuda que sostienen y sus compromisos entre los que se cuentan la prestación de servicios públicos y el pago de salarios y prestaciones a los trabajadores, entre otros.

 

Indicó que la austeridad gubernamental debe dirigirse a optimizar los recursos, mas no que sean los más pobres los que soporten esas reingenierías que diseñan en el presupuesto.

 

“El plan de austeridad del Gobierno demanda aplicar una mejor distribución de la riqueza y dejar de afectar a los que menos tienen”, puntualizó.

 

Pérez Almanza insistió en eliminar los altos costos que representa el Congreso de la Unión, el Instituto nacional Electoral, la propaganda gubernamental y la oficina de la Presidencia de la República, y reorientar ese dinero al fortalecimiento municipal.

 

“El problema es también, que los resultados de las llamadas reformas estructurales no se han sentido en el bolsillo de los mexicanos, lo que sólo hace suponer que las acciones gubernamentales no tienen resultados”, explicó.

 

Advirtió que la deuda adquirida por algunos de los municipios del interior con instituciones públicas y privadas supera los 77 millones de pesos. Si se contempla la asignación de menos recursos y el encarecimiento del gasto operativo, entonces estarían algunos al borde de la quiebra técnica.

 

Detalló que en las actuales gestiones municipales, la administración con la mayor deuda según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es Jesús María con 28 millones de pesos. Le siguen Calvillo con 16.5 millones; Asientos y Rincón de Romos con 9 millones de pesos cada uno. Pabellón de Arteaga con 6 millones; El Llano con casi 4 millones de pesos. Tepezalá con poco más de 3 millones y San José de Gracia con 1.6 millones de pesos.