ica_13oct15

● Con este concierto se rinde homenaje a uno de los más activos promotores de la

música vocal en nuestra entidad.

El Instituto Cultural de Aguascalientes invita al concierto de homenaje al maestro

Javier Martínez Rosales que tendrá lugar este miércoles 14 a las 19:00 h en el

teatro Antonio Leal y Romero de la Casa de la Cultura “Víctor Sandoval”.

Desde su formación, el Coro Polifónico de Aguascalientes participó en todas sus

épocas y en las diferentes sedes del Ferial de Aguascalientes, desde las funciones en

Palacio de Gobierno, la Plaza de Toros San Marcos, el Teatro Morelos, el Teatro

Aguascalientes, además de las dos presentaciones que tuvo este espectáculo en el

Palacio de Bellas Artes. Han participado en eventos como la misa que celebró Juan

Pablo II en el aeropuerto de Aguascalientes; a invitación del Estado Mayor Presidencial

ha participado en ceremonias cívicas durante la visita de varios Presidentes de la

República.

La historia del coro polifónico inició con la llegada del maestro Javier Martínez Rosales,

enviado desde Bellas Artes, en la Ciudad de México, hacia Aguascalientes. Junto con

él venía su hija Cecilia Martínez, que siempre estuvo cerca y recorrió el camino del

tiempo y la preparación para llegar a este día. A diferencia de otros proyectos artísticos,

este coro está conformado no por profesionales de la voz o la música, sino por

estudiantes, trabajadores y amas de casa a quienes les gusta el canto.

Los cantantes adquieren en el coro la técnica necesaria para cantar, su gradual

aprendizaje se perfecciona al enfrentarlos con grupos que sí tienen formación

académica, hasta llegar al momento en el que ambos están a la altura. No conformes

con adquirir las habilidades de canto, los integrantes del Coro Polifónico de

Aguascalientes manejan diferentes géneros, que van desde cantos gregorianos,

polifonía vocal clásica, música antigua, mexicana, latinoamericana, hasta la recreativa

para niños e internacional.

El mentor Javier Martínez Rosales es el único maestro formador del coro, ensaya con

sus pupilos por dos horas, todos los días, y asigna retos vocales para contraltos y

sopranos, que luego alternan voces.