FHA_20150728_120318

 

*Las metas son cortas e insuficientes porque sí cuentan con recursos que se han recaudado por el impuesto especial a las bebidas azucaradas.

* El Ejecutivo federal debe involucrar a los estudiantes y padres de familia para que colaboren con el mantenimiento de las instalaciones educativas.

 El coordinador del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado de la República, Fernando Herrera Ávila, señaló que para los senadores panistas, las metas planteadas por el Gobierno federal en materia de mejoras en infraestructura educativa son insuficientes, pese a que cuentan con el presupuesto necesario para llevarlas a cabo.

En ese sentido el legislador por Aguascalientes aseguró que las metas son cortas e insuficientes porque sí cuentan con recursos que se han recaudado por el impuesto especial a las bebidas azucaradas.

“Derivado de la recaudación de ese impuesto, sí hay dinero para la instalación de bebederos, sólo que la Secretaría de Hacienda lo está usando para otro propósito” apuntó el represente popular.

De igual manera, el senador blanquiazul apuntó que la meta del Gobierno federal de instalar 40 mil bebederos al final del sexenio “se queda corta” porque hay 207 mil 682 escuelas y el impuesto a los refrescos ha recaudado más de 60 mil millones de pesos. Afirmó que con base en estudios realizados por organizaciones de la sociedad civil se calcula que por cada bebedero se gastan alrededor de cuatro mil pesos.

“Con lo recaudado por el Gobierno Federal, sólo por el impuesto a los refrescos, bastaría para instalar bebederos en el 100 por ciento de las 207 mil 682 escuelas públicas de nivel básico. Además, el Ejecutivo ha recaudado, mediante diversos impuestos, 25 por ciento más que el gobierno anterior, por lo que no hay tantas vacas flacas”, indicó Herrera Ávila.

El coordinador de la fracción panista en el Senado de la República consideró que debido a que no hay tales vacas flacas es necesario incidir en el tema de los bebederos e incluso contar con mayor infraestructura deportiva e incrementar las horas de activación física de los estudiantes de nivel básico, porque es muy poco el tiempo a la semana que se dedica a la activación física.

Asimismo, agregó que  el Ejecutivo federal debe involucrar a los estudiantes y padres de familia para que colaboren con el mantenimiento de las instalaciones educativas e insistió en que no se puede hacer todo por parte del gobierno, sino que los padres de familia tienen que participar más.