El diputado petista J. Jesús Rangel de Lira, presentó un Punto de Acuerdo para que el Salario Mínimo se incremente hasta hacerlo realmente competitivo

cong_14012016_ (24) 

 

  • La propuestas son: fijar un incremento emergente de 20 pesos diarios, lo que representa un aumento del 28.5 por ciento, para ubicarse en 90 pesos diarios
  • Implementar un aumento anual por cinco años de 10 por ciento arriba de la inflación
  • Eximir del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), al conjunto de trabajadores que ganen entre dos y tres Salarios Mínimos

 

Siendo que los salarios mínimos fueron referente para acciones y sanciones administrativas, razón por la cual éste fue fuertemente controlado en sus incrementos, dando como resultado que disminuyera el poder adquisitivo de la clase trabajadora y en consecuencia se incrementó la pobreza entre los mexicanos, razón por la cual el diputado J. Jesús Rangel de Lira, representante del Partido del Trabajo (PT) en la LXII Legislatura del Congreso del Estado, presentó un punto de acuerdo ante el pleno legislativo por el que se exhorte al Legislativo Federal para que a su vez éste lo haga a la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, para que instrumente una recuperación gradual del poder adquisitivo del Salario Mínimo en el país, a razón de fijar un incremento emergente de 20 pesos diarios a los trabajadores que perciben hasta un Salario Mínimo al día. Asimismo se fije un incremento anual del 10 por ciento sobre el índice inflacionario; mientras en materia de impuestos se exima del pago en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), a los trabajadores que ganen entre dos y tres Salarios Mínimos.

Teniendo como base la Reforma Constitucional aprobada recientemente por el Congreso de la Unión para desindexar el Salario Mínimo como unidad de medida en el pago de cuotas, créditos y sanciones, entre otros, se supera una limitante que por más de 30 años sujetaba al Salario Mínimo a no aumentar para evitar incrementos inflacionarios.

Ante este cambio la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos estableció dos condiciones como base inicial, para analizar la posibilidad de impulsar una apreciación del Salario Mínimo. Por una parte, unificar las dos áreas geográficas en las que se determinaba el salario y precisamente, que se lograra desvincular la referencia al Salario Mínimo como punto de partida para establecer multas o fijar créditos.

Establecidas ya de dichas condiciones, el Legislador Petista expuso que ya no existe impedimento alguno para concretar una política sustentada de recuperación gradual del salario de los trabajadores y así cumplir con el precepto del Artículo 123 Constitucional que establece que “los Salarios Mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”.

Sin embargo, la política salarial implementada en México por más de tres décadas, ha tenido como constante en su evolución, una tendencia sistemática de congelamiento salarial, como una barrera para contener la inflación y evitar la depreciación de la moneda; pero “las diferentes administraciones, cometieron el error de congelar los salarios y al mismo tiempo recortar el gasto social en la cobertura universal de servicios, con consecuencias totalmente negativas para trabajadores, clases medias y sus familias”, acotó Rangel de Lira.

Por tal, razón y sin perder de vista que las bases sociales de la igualdad o desigualdad son la educación, el empleo y el salario, por la pobreza salarial y patrimonial, que viven trabajadores y clases medias, son un obstáculo para la igualdad de oportunidades, pues de acuerdo a la CEPAL el salario, en los últimos 23 años, ha registrado una disminución del 43 por ciento después de considerar la inflación, así mismo informó que México, junto con Haití, ha sido el único país que en el siglo XXI ha mantenido este indicador por debajo de la línea de pobreza. “esta medida en nuestro país ha tenido un escalofriante impacto de que 55.3 millones de mexicanos son más pobres debido a la caída del ingreso en los hogares, pues al tercer trimestre de 2015, el porcentaje de mexicanos que no alcanzó a cubrir la canasta básica alimentaria con el producto de sus ingresos laborales, fue del 41 por ciento.

Otros datos oficiales a que se refirió el Legislador en tribuna fueron que de acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2014, dada a conocer por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), el 64 por ciento de los trabajadores tiene ingresos iguales o menores a dos salarios mínimos; de este grupo 58 por ciento está en pobreza y 12 por ciento en pobreza extrema.

“El Salario Mínimo en México es de 70.10 pesos diarios. Según el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, una canasta de 40 productos básicos, recomendables para la alimentación sana del mexicano tiene un valor de 195.3 pesos. El Salario Mínimo debe ser visto como una poderosa herramienta de redistribución en el ingreso, dirigida a mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables.

“Debemos pugnar, por una política salarial que garantice su función social, en concordancia con el precepto constitucional. Es inaplazable la determinación de salarios efectivos y dignos, que eviten que más trabajadores mexicanos sigan descendiendo en la pobreza”.

De ahí que Jesús Rangel de Lira, al presentar el Punto de Acuerdo, exhortó al Legislativo Federal para que a su vez éste lo haga a la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, se instrumente una política de recuperación gradual y sostenida del poder adquisitivo del Salario Mínimo en el país, fijando lo más pronto posible un incremento único y emergente de 20 pesos diarios a los trabajadores que perciban hasta un Salario Mínimo al día, lo que representa un aumento de 28.5 por ciento respecto del actual, para ubicarse en 90 pesos diarios.

Asimismo que en años consecuentes, a aplicar un aumento gradual por año del 10 por ciento por encima de la inflación, conforme al Índice de Precios al Consumidor, durante los próximos cinco años, el pago se ubique en 135 pesos diarios.

En cuanto a materia de impuestos, si la ley de ISR exime del pago al impuesto Sobre la Renta solamente a quienes sus ingresos no sobrepasan un Salario Mínimo, cuando éste gravan es de 272.48 pesos mensuales por dos salarios y por tres es de 513.89 pesos, de ahí que propusiera que se exima del pago en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), al conjunto de trabajadores que ganen entre dos y tres Salarios Mínimos.

Deja un comentario