NUNCA HE ESTADO INHABILITADO, SIEMPRE ME HE CONDUCIDO POR LA VÍA DE LA LEGALIDAD Y TRANSPARENCIA: JM

*Por presiones políticas dejé el cargo como delegado de la CONAGUA en 2009.

*Iniciaron un procedimiento administrativo que no prosperó y por ello he podido ocupar cargos en la administración pública.

 

Nunca he estado inhabilitado, siempre me he conducido con un irrestricto respeto a la ley, afirmó categóricamente Julio Medina pre candidato a la Presidencia Municipal por el Partido Acción Nacional, quien explicó que el tema de una supuesta inhabilitación inició por no caer en las presiones políticas para aprobar proyectos que afectaban bienes nacionales.

En conferencia de prensa, Julio Medina mostró la carta de no inhabilitación, documento que es un requisito indispensable para poder desempeñarse en el servicio público y que se expide una vez que se hace una búsqueda intensa en los archivos municipales, estatales y federales, para comprobar que no hay procedimiento que lo limite a prestar su servicio en cualquier orden de gobierno.

“Nunca fui inhabilitado, lo repito, nunca fui inhabilitado porque lo combatí y porque gané ese juicio y demostré que Julio Medina está limpio y siempre se ha conducido con honor, respeto, respeto a las personas y con un irrestricto respeto a la ley.”

El panista lamentó que este tema sea utilizado para afectar a su persona y a su familia, haciendo una invitación para que en esta contienda interna prevalezca la legalidad, la cordura y sea de propuesta a la militancia y no ataques sin fundamento.

“En 2011 se inició un intento de inhabilitación hacia mi persona, injusta, arbitraria y necia que no prosperó y obedeció más a intereses políticos y por conducirme en un irrestricto respeto a la ley”.

Julio Medina detalló que en 2008 iniciaron la construcción de un hotel en el vaso de la Presa Calles y dentro de sus funciones estaba salvaguardar los bienes nacionales, por lo que se procedió a clausurar la obra, acompañado de autoridades de la CONAGUA de oficinas centrales y regionales; sin duda esto pisó intereses profundos y de ahí se derivó todo el problema, que luego de pelear y defenderse, no procedió.

“Luego de ello fui sujeto de presiones para que retiráramos los sellos y permitiéramos la construcción de un hotel que se iba a hacer en esa zona, si lo hubiéramos permitido hubiera corrido la misma suerte de las instalaciones que hoy vemos: esos espacios están bajo el agua…No cedí a las presiones, me mantuve firme a mis convicciones porque era mi tarea”.

Finalmente, Julio Medina dijo que se encuentra tranquilo porque siempre se ha conducido por los caminos de la legalidad, es una persona honesta y no se vale que por presiones políticas se intente dañar a una persona y a su familia.