Pierde utilidad y vigencia el Congreso del Trabajo; ya no representa los intereses de los trabajadores.

 

El Congreso del Trabajo, “organización caduca e inoperante” perdió toda vigencia y utilidad porque ya no representa los legítimos intereses de los trabajadores en el país, consideró Jesús Enrique Ramírez Pérez, líder de la CROM en Aguascalientes.

 

Ante un nuevo escenario caracterizado por una mayor libertad sindical, el Congreso del Trabajo, creada en 1954, tuvo por objeto que el gobierno mantuviera el control del movimiento obrero nacional.

 

“Hoy esta organización ya no representa los intereses de los trabajadores, es caduca e inoperante, pero sobre todo, en ocasiones estorba para las legítimas aspiraciones y el trabajo de diversas organizaciones obreras como la CROM”.

 

Para el caso de Aguascalientes, Ramírez Pérez dijo que su símil, el  Congreso Estatal de Trabajadores de Aguascalientes (CETA), “tampoco representa una verdadera opción se representación de los trabajadores”.

 

Esta agrupación de sindicatos y de centrales obreras, incluido sindicatos de burócratas, lleva ya muchos años que dejó de tener representatividad, fue rebasada por las nuevas circunstancias y ya no tiene razón de ser.

 

Dijo que hoy los trabajadores en el país experimentan un clima de mayores libertades de asociación y de trabajo sindicado, lo que permite que cada organización sindical establezca sus propios objetivos, sus propias metas y en función a ellas, trabajar de la mano de los empresarios para conseguir mejores condiciones de bienestar para los obreros y sus familias.

 

Ante esta nueva realidad, se pronunció por la desaparición del Congreso del Trabajo y por el CETA en Aguascalientes, y por lo pronto, la CROM ya no participará más en esta estructura que solo es un membrete, concluyó Jesús Ramírez Pérez.